Los envases en la industria farmacéutica: todo por el bien mutuo

Sí bien el paso de la humanidad no ha sido en sus inicios de practicidad por la inmediatez y la producción artesanal, guardar y embalar cosas, además de resguardarlas, ha sido un hecho frecuente, con el uso en un principio de la madera, luego en la edad media que se comenzaron a forjar cajas en hierro y siempre con la misma idea: conservación.

Es el siglo XX entonces el siglo de las grandes ideas y con ellas las grandes necesidades y responsabilidades. Para cada producto, un embalaje, un resguardo, una conservación distinta. En fin, cada cosa requiere su envase.

Así como en la industria de alimentos y bebidas poseen sus envases que no sólo corresponden a diseño característico y mercadeo, sino a condiciones adecuadas a cada clima, porque no es lo mismo el clima tropical que sólo es caluroso y lluvioso como el de Venezuela con los cambiantes climas en España que hasta nevadas tiene. Los envases se han de adaptar a eso para que el producto no muera en ellos.

¿Sorprendido por esa noticia?, puede que sí. A veces lo que está a la vista no lo notamos, pero sí las industrias para cada rubro. Otro ejemplo es la industria de las medicinas que para llegar con todo su potencial a nuestras manos (o mejor dicho, organismos), han de estar bien conservadas según su composición. Por eso existen miles de tipos de envases farmacéuticos pensados cada uno no sólo por la marca, sino por el contenido.

Claro, cada empresa busca agregarle algunos elementos para ser bien identificados y preferidos por el consumidor. Y cuando decimos identificados es pensando el cas capacidades cognitivas y/o cognoscitivas de un conglomerado. Porque las industrias farmacéuticas tienen una visión humanista e integradora, aunque su línea sea comercial.

En realidad, son los materiales plásticos los más utilizados en las últimas décadas. Otrora se utilizaba mucho el vidrio, pero además del retraso en el forjado, la seguridad de los consumidores era otro factor, y eso que no estamos alegando que los niños los utilicen porque de usual no es así, pero el plástico protege más.

¿Han observado esos videos virales donde se caen botellas de cervezas o vinos y se pierden litros y litros?, pues imaginen esa situación en peor, con medicamentos que se caigan quizá no a ese nivel, pero sí varios. Se pierde más que dinero, se pierde una medicina que puede aliviar un malestar o salvar una vida.

Aunque parece que nos contradecimos, debemos también ser pro-vidrio, porque en él se conservan medicamentos o componentes mucho más fuertes y es el vidrio el gran resistente. Digamos que el vidrio, como precursor, merece ser tratado con respeto y para casos súper especiales, que conjuguen necesidad, cuidado y conservación de pureza.

El material plástico ha sido una solución invaluable para el sector médico, rebajando costos, la capacidad de impresión en el mismo envase y la conservación de los medicamentos en condiciones de frío – calor.

Los medicamentos pueden ser mejor dispensados y conectados con el uso del plástico, como por ejemplo las soluciones fisiológicas, los pastilleros. Pueden ser muy flexibles o rígidos, adecuados al medicamento. El plástico y el cartón (otro elemento clave, ya que es en ellos que vienen las pastillas, supositorios, grageas, etc.), son más ligeros y abaratan costos de transporte. Y por ser mejor apilables, se transportan más en cada flete, así que llegarán más pronto las medicinas para los pacientes.

La materia prima es económica. Y para el sector salud mientras menos cueste el entorno, más se puede invertir en el medicamento y así su eficacia beneficiará a la pronta recuperación del paciente. Además de que son más higiénicos, fáciles de limpiar, se pueden reutilizar (por ejemplo para jardines urbanos) o ser reciclados lo que abarata más aún los costos para los creadores, distribuidores, gobiernos y particulares.

Los diversos tipos de envases farmacéuticos se crean para beneficiar al conglomerado, es un pensamiento y acción en conjunto con el medicamento que portan. Todo es por el bien común.

Autor entrada: Juan Perita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *