Como Antes, pero con Tecnología

¿Han visto esas series infantiles o películas donde el padre lleva a su hijo a un viaje de pesca porque esa parte de su comunión padre – hijo, fortalece sus lazos y son cosas que ayudan a la supervivencia y forjar recuerdos?, pues bien, eso es verdad, una tradición europea que fue replicada por la población americana y que también es parte del subsistir de los pueblos latinos, éstos en especial porque poseen mayores potenciales naturales.

Ríos, lagos, mares, son los lugares deseados por el hombre –y no demeritemos a las mujeres, a ellas les gusta la pesca-, ya que es una tarea de paciencia y que casi siempre rinde frutos…en este caso los frutos son los productos del mar.

En las excursiones a dichos reservorios de agua es la pesca el deporte rey. Compitiendo por la cantidad, variedad y tamaños de los pescados que comerán ya sea al aire libre o que llevarán a sus hogares.

En la Edad Media y según la lógica, con una piedra muy filosa se le quitaban las escamas; el cuchillo entró luego en boga y se usó durante siglos hasta la llegada del actual, cuando se mejoró en pro de las amas y amos de casa que requieren practicidad.

Porque ya sea pescado por uno mismo o un regalo o comprado como pieza completa en la pescadería y te lo dan sin limpiar para que sea más económico, teniendo un desescamador de pescado uno hace lo que por eones el hombre ha hecho para disfrutar estos manjares pero sin hacerlo ya de manera rudimentaria.

Cuando uno hace una preparación integral de sus alimentos, éstos saben más divinos porque les pones mucho corazón, son el fruto de tu esfuerzo y te haces uno con la historia, sin abandonar las mejoras de la tecnología.

A mí me consta, ¿y a usted?

Autor entrada: Juan Perita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *