RENDICION

 

Un esquivo fugitivo internacional de la justicia, carteles, capos, pasaportes forjados y los mercenarios que lo enviaron de vuelta a su país.

 

By T.D. Griffith

ISLA MARGARITA, VENEZUELA |

Este paraíso caribeño, a solo media hora de vuelo de la capital, Caracas, sirvió de hogar y guarida a Dan “Tito” Davis, a pesar de estar a un mundo de distancia de sus humildes origines en el escasamente poblado estado de Dakota del Sur.

Como fugitivo de la justicia Estadounidense por bastante mas de una década, Davis se mantuvo en las sombras, cambiando de residencia frecuentemente en países de Centro y Sur América, evitando vacacionistas de habla inglesa y eventualmente se estableció en la isla de Margarita con una bella esposa, una gama de nuevos amigos, y un popular “resort” de kite-surfing que construyó de la nada, en las  arenosas playas de su hogar adoptivo.

Siempre supo que un una amplia variedad de agencias policiales y de inteligencia de los Estados Unidos podrían eventualmente rastrearlo, pero luego de una década albergaba la esperanza que hubiesen perdido interés en el. Sin embargo, mucho antes que fuerzas paramilitares lo secuestrasen encapuchados y con pistolas apuntando a su cabeza, Davis intuía que su destino ya había sido decidido

 

Y para cuando el gobierno Norteamericano empleó una práctica altamente cuestionada conocida como Rendición , la cual es considerada por las Naciones Unidas como un Crimen de Lesa Humanidad, su suerte quedó definitivamente sellada.

 

Simples comienzos

Davis nació en Pierre, Dakota del Sur, una  remota ciudad capital que aun sigue siendo una de apenas dos en los Estados Unidos, que no se encuentra sobre una carretera estadal. Creció en el cercano pequeño pueblo de Onida, como el hijo  de “Shorty”, un mecánico, y Marcelleen, un ama de casa quien mas adelante paso 20 años esforzándose como bedel en la escuela local. La aldea, a aproximadamente 25 millas al noreste de Pierre  era idílica en los 1960’s y principios de los ’70, cuando Davis paso su juventud montando bicicletas en el verano y casando faisanes, gansos y ciervos en el otoño.

 

“Era un gran lugar para los muchachos, sin drogas ni crimen” Davis recordaba en una entrevista reciente. “ Uno montaba a caballo por allí y lo peor que jamás hicimos fue robarnos unas manzanas, sabe?”

 

Ese estilo de vida de pequeño pueblo cambio cuando Davis se mudo al oeste para atender la Universidad Estadal Black Hills en Spearfish. En su temporada universitaria de 18 si bien no hizo mucho caso a las clases, si descubrió que venderle  píldoras estimulantes de cruz blanca a sus compañeros pagaba extremamente bien.

 

Con el paso del tiempo, viviendo en una remota y escasamente poblada región donde habían mas pinos Ponderosa, ganado y manadas errantes de venados que personas, Davis  se dio cuenta que necesitaba encontrar un marcado mayor.

 

“Era algo aburrido i me daba cuenta que necesitaba hacer algo mas en la vida que pasar mi tiempo en las Black Hills” dijo, “hacia tanto frío”

 

Así que se mudo al desierto y transfirió sus créditos universitarios a la Universidad de Nevada-Las Vegas. La ciudad no era entonces la meca del juego y ciudad del pecado que conocemos hoy en día, dice Davis. Con una población flotando cerca de 200.000, Las vegas era segura, dijo, la clase de comunidad donde podías dejar las llaves en tu auto y no preocuparte que un ladrón se lo llevara.

 

“La mafia gobernaba la ciudad” dijo “era un ambiente de pequeña ciudad, Glen Campbell y Donna Summer podían hablar en nuestras clases universitarias y luego darnos tickets para sus espectáculos”

 

 

Comerciando con drogas legales

 

Pero Davis no estaba interesado en bailar hasta la madrugada al ritmo de los últimos éxitos de música Disco. El más bien se estaba concentrando en llevar su tráfico de drogas legales al siguiente nivel. Luego de fracasados experimentos con prensas para pastillas en su propia casa, Davis fundó Pucci Pet Products, una tapadera, y pronto logro que el gigante farmacéutico Eli Lilly  le manufacturase millones de –entonces legales- pastillas de efedrina, las cuales entonces paso a distribuir a lo largo y ancho de la nación con la ayuda de contactos en el Club de Moteros Bandidos.

 

“Cuando estuvo realmente moviéndose, vendíamos millones de pastillas por semana” dice Davis. “Mi tajada era cerca de $200.000 semanales. Teníamos un mercado endemoniado porque teníamos el producto, no píldoras quebradas – estas estaban hechas profesionalmente.”

Pronto Davis se estaba dando la gran vida, un joven de 24 años casado con la hija de una familia prominente de Rapid City, Dakota del Sur, presumiendo joyas de diamantes y oro, comprando casas de lujo y autos clásicos, invirtiendo en complejos de apartamentos y desarrollos inmobiliarios. A cierto punto, era dueño de una escuela de vuelo y tres o cuatro aviones, dándole así cobertura y facilitando el transporte de sus mercancías a cualquier parte del país.

 

Capturado

Eventualmente, Davis se declaró culpable de evasión fiscal y uso ilegal de teléfono, fue sentenciado a 102 meses en una prisión federal, siéndole confiscado virtualmente todo lo que había acumulado. Seis días luego del nacimiento de su primer hijo, Davis fue enviado a prisión donde pasaría un “níkel” o un período de cinco años.

 

Divorciado de su primera esposa  solo semanas antes de ser dejado en libertad, Davis retornó a Dakota del Sur y trabajó de 7am a la medianoche con su madre en una pequeña heladería en Keystone, una ciudad turística situada a la sombra del monumento Memorial Nacional del Monte Rushmore . Cuando llego el invierno y los negocios cerraron, regresó a Las Vegas, se enamoró se caso con la hija de una familia pudiente y volvió a  sus antiguos hábitos.

 

Luego de reconectarse con sus suplidores mexicanos de marihuana, en no mas de 18 meses ya estaba colectando $50.000 semanales. Habiendo aprendido de su anterior experiencia con los Federales, Davis comenzó a ocultar efectivo en un banco en Ciudad de México, comentando mas tarde: “Fue la movida mas sabia que he hecho”.

 

Con reluctancia dice Davis, comenzó a consignar sus productos a traves de un viejo amigo de primaria.  Cuando los federales arrestaron a ese amigo de infancia con $28.000 en efectivo y dos onzas de metanfetaminas, dice Davis que “arrugó como un jugador de Texas Hold’em poker con un dos siete de distinto palo” y les dio a Davis a las autoridades, mintiendo al señalarles que era el quien le había suplido las metanfetaminas.

 

Pronto fue arrestado nuevamente bajo cargos de felonía con drogas, con base al falso testimonio de su amigo, pasando 63 días en una carcel de Deadwood antes de ser puesto en libertad bajo fianza, poco antes del juicio que ya estaba pautado.

 

 

“Mi abogado me dijo que no pintaba bien y me comento que no podía creer que estuviera aun allí” dice Davis. “Me enfrentaba a 30 años en un establecimiento federal, lo cual básicamente significaba pasar mi vida en prisión.

Así que huyó.

 

Vida en  fuga.                         

Habiendo tomado un vuelo desde Denver hasta la frontera mexicana, Davis saltó en un tren y pasó meses en pequeños pueblos en el interior de  México , evitando los complejos costeros y resorts poblados por americanos en búsqueda de sol, y contratando tutores privados para que le enseñasen español. A los 40 años, Davis dice que su conocimiento de lengua nativa al principio no pasaba del rutinario saludo “hola”.

 

Siempre estuvo alerta, abandonando el pueblo si detectaba a alguien demasiado bien vestido para los alrededores, o luego de encontrar a cualquiera que hiciese una pregunta de más. Afortunadamente, cuenta que su dinero escondido le generaba amistades y le ayudo a evitar a los Federales Mexicanos.

 

“No vas a hacer muy buena impresión llegando a ciudad de México con una mochila” narra. “Y había escondido dinero fuera del país porque si algo salía mal, por lo menos podría tener una oportunidad. Yo era el gringo que pagaba la cuenta, y no un parásito corriendo por allí”.

 

Asumiendo identidades

Por los próximos 13 años, Davis exploro el mundo, usando diversos pasaportes falsos o robados, visitando 54 países en cinco continentes, siempre mirando por encima de su hombro y siempre evitando a los americanos. Presencio carreras de camellos en la India, visito campamentos base al pie del Monte Everest, recorrió Cuba, Alemania, Vietnam y las Filipinas y aso un año en el Río Amazonas en Brasil.

 

A la pregunta de cuanto dinero había desviado a bancos fuera del país, Davis asevera  con naturalidad, “Yo pudiera haberme gastado $ 100.000 al año por muchos años sin que se agotara. Aprendí la primera vez – poniendo cosas en mi nombre, aviones, casas, autos y el IRS lo tomo todo.”

 

Sin residencia permanente, sin verdadero amor en su vida, contactos poco frecuentes con amigos del pasado y viviendo bajo numerosas identidades supuestas, Davis cuenta que veces se sintió perdido.

 

 

“Una vez entré en un banco con tres documentos de identidad robados” recuerda “me atemorizaba que el banco chequeara el número de mi pasaporte y descubriese que había sido reportado como robado. Fui a firmar para una caja de seguridad y firmé el nombre equivocado porque se me había olvidado quien era. Fui afortunado muchas veces.”

Un último amor

Eventualmente Davis encontró un nuevo hogar y un nuevo amor en Venezuela, en la forma de una reina de belleza de  1,80 mts de estatura y jugadora de volley-ball de clase mundial llamada Mary Luz. Luego de un accidentado cortejo y viajes por el mundo, contrajeron matrimonio y se establecieron en una pequeña población costera llamada El Yaque, famosa por el kite-surfing. Allí Davis compró tierras y comenzó a construir un complejo turístico destinado a atender europeos adinerados. Invirtio varios años en el proyecto y estaba prácticamente concluido cuando el día que temía, finalmente llegó.

Mientras caminaba al atardecer en la primavera de 2007 a través de su establecimiento, cerca del Wind Guru Café de su propiedad, a Davis le llamó la atención la presencia de varios hombres de gran tamaño vestidos con pantalones y camisas de vestir, decididamente fuera de lugar en una playa donde todos usaban pantalones cortos y camisetas. Momentos luego, avisto camionetas negras con vidrios ahumados estacionadas en las cercanías.

“En ese momento supe que todo había terminado” cuenta. “No podía distinguir si ellos trabajaban para un cartel de drogas, un gobierno o alguien mas. En ese momento tampoco realmente importaba ya.”

Sometido y amarrado, pistolas apuntando a su cabeza, la cual fue prontamente cubierta con una bolsa de nylon negra, Davis fue lanzado en un vehiculo y llevado rápidamente. Pasaría una semana en habitaciones resguardadas, esposado a la litera superior, siendo repetidamente interrogado y fotografiado. Nunca mas vería a Mary Luz.

“No hice caso a mi estomago” dice en un momento de introspección. “Yo vivía en Venezuela con el amor de mi vida, una esposa maravillosa, sintiéndome como si fuera el alcalde del poblado. Era demasiado bueno para ser verdad. Pensaba: Ellos no me van a  estar buscando todavía”. Pero estaba equivocado.”

 

Regresando a casa

Luego de cinco días en una celda en la cima de una montaña a Davis se le dijo sin ceremonias “Tu te vas a los Estados Unidos”. Aunque Venezuela no tenia tratado de extradición con los Estados Unidos (ni entonces ni ahora) y su presidente, Hugo Chavez tenia una relación conflictiva con el entonces presidente George W. Bush, a quien llamo “el diablo”  ante las Naciones Unidas, Davis cuenta que sus captores mercenarios tenían un acuerdo y estaba siendo rápidamente llevado por avión a Miami y entregado al Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Las Autoridades venezolanas confiscaron la totalidad del complejo turístico de Davis, pusieron a Mary Luz y a su madre de 94 años en la calle, confiscaron su anillo de bodas y se llevaron todo lo que hubiera, hasta los bombillos de su pent-house de lujo frente al mar.

 

A pesar de la ausencia de cualquier clase de tratados con los Estados Unidos, mercenarios venezolanos no solo secuestraron a Davis y  confiscaron todo lo que tenia, sino que enredaron a sus abogados en casos que tomarían años en resolverse.

Rendición Extraordinaria

Las  autoridades policiales de los Estados Unidos usarían una rara y controversial practica conocida como Rendición para regresar a Davis a enfrentar la justicia. Rendición tiene sus orígenes a mediados de 1800 cuando se usaba para recapturar esclavos fugitivos quienes, bajo la Constitución de los Estados Unidos de entonces, prácticamente no tenían Derechos Humanos.

Tal vez el caso mas famoso de temprana Rendición irregular o Rendición Extraordinaria esta ligado al asesinato del presidente Abraham Lincoln, cuando las autoridades de Estados Unidos trajeron de regreso a ese país en 1866 a John Surratt, sospechoso de co-conspiración luego de haberse este fugado a Egipto.

Surratt era el hijo de una integrante convicta de la conspiración contra Lincoln, Mary Surta. Pero a diferencia de su madre y otros ocho individuos que fueron eventualmente colgados por asesinar a Lincoln, John Surratt escapó todo castigo por su rol en el asesinato de acuerdo a Rebecca Beatrice Brooks, en cuyo articulo de 2011 “John Surratt: El conspirador de Lincoln que se libró.” se documentó el caso.

La acusación  tenia poca evidencia contra Surratt y el caso eventualmente concluyo en la anulación del juicio cuando el jurado no pudo llegar a un veredicto” escribió Brooks.

Las publicaciones legales definen a la Rendición Extraordinaria o Forzada como “la transferencia de un prisionero o sospechoso desde un país a otro, a menudo para evitar restricciones legales en la interrogación o el enjuiciamiento. “ Otras fuentes lo describen como “La abducción provocada por un gobierno y la transferencia extrajudicial de una persona de un país a otro.”

El Presidente Hill Clinton autorizo Rendición Extraordinaria respecto de naciones con conocidas prácticas de tortura, mientras que el Presidente George W. Bush aplico Rendición a cientos de así-llamados combatientes ilegales para ser torturados por sustitutos, exponiendo a los sospechosos a programas bajo los cuales sufrieron las prácticas conocidas eufemísticamente como “interrogatorios intensificados”

La Rendición viola las convenciones de las Naciones Unidas y dicha Organización considera la abducción de un ciudadano desde una nación a otra un crimen de lesa humanidad. Su legalidad sigue siendo altamente controvertida.

 

 

El caso de Tito.

Pero en el caso de Dan “Tito” Davis, abogados familiarizados con el caso argumentan que su secuestro y la confiscación de sus bienes en Venezuela- los cuales valoran en mas de $10 millones, fueron simplemente un caso de irrefrenada codicia.

 

“Si alguien del gobierno camina cerca de tu casa y le gusta, la toma” dijo un abogado de larga trayectoria que hoy en día vive en Miami y quien, temeroso de represalias de esas autoridades hablo a condición de mantenerse anónimo. “Es difícil para la gente en los Estados Unidos entender  eso, pero es así.

 

El abogado de 52 años que manejó los asuntos relativos a las propiedades y desarrollo del complejo turístico sufrió toda a fuerza del gobierno de Venezuela luego el secuestro de su cliente.

 

Todas las fuerzas policiales del país se presentaron en mis oficinas, en la cual estaba la dirección de su compañía(la de Davis)” dice el abogado. “Se llevaron todos los expedientes de mis oficinas y detuvieron a todos, incluyendo a mi padre. Fue un desastre porque esa situación se mantuvo por unos tres años y muchas cosas no están aun resueltas.

 

Parte de  mi oficina esta aun clausurada por el gobierno, aunque tengo una orden de la corte que dice que tienen que devolvérmela” añade “Una parte de mi oficina esta aun en manos del gobierno”.

 

Aunque mas de una década ha pasado desde que su vida y la de su cliente fueron profundamente perturbadas, el abogado indica que ninguno de ellos espera una solución mientras la actual administración de Nicolás Maduro se encuentre en el poder.  Maduro ha sido Presidente desde 2013, luego de haber servido como Ministro de Asuntos Exteriores y Vice-Presidente de Chávez.

 

Ellos han tomado la mayoría de mis tierras, mi edificio, un centro comercial, decenas de millones de dólares” dice el abogado “es muy duro. Yo acostumbraba ir a Venezuela  cada mes pero ahora es cada tres o cuatro meses, y evito ir a Venezuela porque me da mucha tristeza.

 

El abogado dice que aun siente la injusticia que su cliente experimento a manos de su gobierno.

 

“Tenían un rencor contra Tito, eso es lo único que puedo pensar” dice “no es que haya matado a nadie”.

 

“Todo acerca del caso de Tito es inusual” añadió el abogado. “Es súper injusto lo que le paso. Esto no era dinero de drogas, el no es un terrorista y no cometió ningún crimen en Venezuela asi que porque quedárselo?.  Con un sistema judicial justo, el estaría en Venezuela ahora haciendo negocios.”

 

“El construyo un gran complejo turístico atendiendo cada detalle. Era simplemente bellísimo y es por eso que no lo van a devolver. El jefe de investigaciones anti-drogas de Venezuela hizo del Pent House de 8.500 pies de Tito su propio pent-house”

 

Otro abogado venezolano quien asistió a Davis con asuntos corporativos y transacciones inmobiliarias lamento la corrupción inherente al actual gobierno de su país y lo que significa para cualquiera viviendo o tratando de hacer negocios en Venezuela. El también hablo bajo condición de anonimato, temeroso de represalias.

 

“Es un sistema muy corrupto e ineficiente “ dijo. “Es una trampa para el dinero. Quedas envuelto en un circulo de extorsión. Cada movimiento que haces tienes que sobornar a alguien o te van a pasar por encima. Esta gobernado por diversas mafias y todas tienen sus territorios. Se llaman Tribus y hay hasta una llamada los Enanos.

 

Reconociendo que el sistema esta altamente corrompido, el abogado sin embargo se sorprendió que actuasen tan agresivamente en el caso de Davis, sugiriendo que su cliente puede haber sido “el cordero ofrecido para algo más”.

 

“En ese tiempo, las Autoridades venezolanas estaban siendo presionadas por los Estados Unidos en el sentido que no estaban siendo suficientemente agresivas contra las drogas, hasta el punto de ser acusadas de estar ellas mismas involucradas en el trafico de drogas” dijo. Como evidencia, al abogado señaló que a menudo es difícil diferenciar entre policías y criminales en Venezuela, porque pueden ser ambas cosas

 

“Ellos no te van a acusar” dijo “Usted va a ser robado o secuestrado y terminará muerto. Eso pasa y pasa mucho. Usted terminara en una cuneta. Estas son bestias.”

 

El abogado veterano, cuya oficina también fue tomada por el gobierno luego del arresto de su cliente, dijo que los procedimientos que se emplearon en secuestrar a Davis y en confiscarle todos sus bienes nunca pudieran mantenerse frente a una revisión por el sistema  judicial ante los Estados Unidos.

 

“Los estados Unidos se enorgullecen de ser duros en la aplicación de sus leyes, pero las cosas deben ser bien hechas”. anota  “Si esto fuese ante una corte en los Estados Unidos la porquería volaría por el ventilador. Si los Estados Unidos usa organismos legales para sostener la dictadura militar y fuerzas relacionadas con la droga, donde terminamos? En general debe haber un procedimiento de extradición que involucre a los Tribunales con todas las garantías”

“En este caso actuaron como si Tito fuese Al Pacino en “Scarface” dijo.

 

El Salvaje Oeste

Mientras la vida de Dan Davis ha tantos giros como la de Tony Montana en el film clásico de Oliver Stone, Tito, como se refieren a el sus amigos, esta a la espera de un mejor desenlace.

 

Davis crecio en el verdadero Salvaje Oeste, no lejos de las tumbas de Wild Bill Hickock y Calamity Jane y una salvaje y lanosa ciudad de la fiebre del oro llamada Deadwood, donde algunos alegan que una época había una muerte a día debido a causas no naturales

 

El dice que volvió al Salvaje Oeste en Venezuela, donde los hombres de la Ley son tan sospechosos como los sicarios del cartel, y el gobierno sigue en paro.

 

“Un día estoy viviendo la vida con una maravillosa esposa en un paraíso Sur Americano” dice “luego me pusieron una bolsa negra y nunca fue lo mismo. Me desperté en una celda en Miami con un rollo de papel higiénico empapado de almohada y un tipo orinando al lado de mi cabeza”

 

Viendo en retrospectiva su vida de fugitivo y tres matrimonios interrumpidos por la Ley, Davis dice que su verdadero gran pesar sigue siendo haber perdido esos amores a su paso.

 

“Perdí tres perfectas esposas, esa es la verdad” dijo “Ame a cada una de ellas, pero las perdí por mis malas decisiones”

 

 

Recuperando la vida

 

Liberado de prisión en Octubre de 2015,  Davis seguirá en libertad condicional hasta el final de este año. Mientras esta en estado Unidos Davis vive en un apartamento de una habitación en Key West,  Florida donde las cabañas cercanas no cuestan menos de US 1 millón.

Sin embargo en meses recientes, se ha reencontrado con viejos amigos viajando a China, Tailandia, las Filipinas y Sur Africa. Estas aventuras son mas placenteras hoy en día dice, ya que no esta constantemente vigilando sus espaldas.

 

“Estoy jugando algo de “pickleball”, monto mi bicicleta, hago ejercicio para mantenerme saludable y rehacerme por todos los años y cosas que perdí” dijo “Es maravilloso ser un ciudadano normal”

 

“Puede ser entretenido hablar de mi pasado ahora, pero cuando pasaste tanto tiempo como un fugitivo internacional  de la justicia y siempre mirando por encima de tu hombro, no es bueno .”

___________________________________

T.D. Griffith ha escrito o co-escrito mas de 70 libros y sus obras han sido publicadas por mas de 250 revistas y periódicos desde New York hasta Nueva Zelanda

 

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *