¿Cúanto dinero pedir para lograr un crédito online en el acto?

 

 

 

Lo normal es solicitar una cantidad no superior a los 800 euros y a devolver en un máximo de seis semanas

 

En cualquier momento podemos necesitar dinero de forma urgente. Requerir una cantidad en el acto para pagar un imprevisto y hacer frente a una necesidad que, por diversos motivos, no podemos afrontar con el dinero que tenemos en nuestras cuentas de ahorro. En estas situaciones teníamos, hasta ahora, dos opciones: pedir el dinero a un amigo o familiar o acudir a una entidad financiera tradicional.

 

La segunda opción, sin embargo, casi siempre se desestima, ya que todos los requisitos que exige la banca tradicional hacen prácticamente inviable que una entidad conceda el dinero de forma rápida. Sin embargo y para suplir esta carencia que existía en el mercado, hoy en día existen una serie de plataformas y empresas que conceden creditos online en el acto con unas condiciones muy similares a las de banca y mucho más rápido.

 

Acudir a estos intermediarios es muy sencillo y todo se puede hacer de forma digital gracias a la evolución de internet. A la hora de pedir esa ayuda económica, sin embargo, habrá que tener muy en cuenta cuánto dinero vamos a necesitar, ya que estas plataformas suelen estar especializadas en la concesión de pequeñas cantidades de dinero.

 

Así, este tipo de empresas suelen conceder un crédito rápido de no más de 800 euros y a devolver en un plazo máximo de seis semanas. El motivo de esta cantidad económica tan limitada es que estas empresas ayudan a las personas que tienen que hacer frente a pagos imprevistos y que, por tanto, no requieren grandes cantidades de dinero.

 

Entre los motivos más comunes a la hora de acceder a un préstamo de estas característica se encuentran la reparación del coche o el querer reservar las tan queridas vacaciones. En estos casos, al igual que sucede cuando se estropea algo en casa o hay que llamar a un cerrajero, el problema surge sin avisar y es necesario tener dinero en efectivo para poder pagarlo y solucionar el problema.

 

Gracias a este nuevo tipo de plataformas es posible resolver todos los inconvenientes que se plantean sin necesidad de pedir dinero a un familiar y sin perder el tiempo en acudir a una entidad financiera de forma física a que estudien nuestro caso y, después de unos días, decidan si nos conceden la ayuda o no.

 

En este último punto reside otra de las ventajas que tiene acudir a este tipo de solución a la hora de conseguir un préstamo rápido. Y es que con ellas es posible acceder a prestamos online en el acto sin requisitos. Como se ha dicho con anterioridad, no es necesario acudir a ningún espacio físico a entregar documentación, ya que todo se hace de una forma fácil y rápida a través de internet.

 

En concreto, estas plataformas piden muy poca información a la hora de conceder estos préstamos, lo que favorece que incluso personas que están inscritas en una lista de morosos puedan acceder a financiación, algo que sería imposible por medio de la banca tradicional.

 

El método de operar, como se ha dicho, es muy sencillo. Las personas que solicitan este tipo de préstamos a través de estos portales tan sólo tienen que contestar un cuestionario que una vez rellenado a través de la web y dado el visto bueno por la plataforma el dinero se ingresa al instante y, como máximo, en 24 horas.

Es en este trámite cuando se establece todo lo relacionado con el préstamo: cantidad económica, plazo de devolución,… Por ello, este tipo de préstamos rápidos y sin papeles es ideal para cualquier persona, independientemente de su perfil. Y es que, al contrario de lo que muchos piensan, cada vez son más personas que tienen nómina y trabajo que se decantan por estos préstamos gracias a la rapidez con la que se gestionan.

 

Totalmente adaptado a las necesidades del cliente

Este tipo de préstamos están adaptados a las necesidades del cliente. Por ello y al contrario que hacen las grandes entidades financieras tan sólo se pide el dinero que se necesita. Ni un euro más. Ni un euro menos. De este modo, el cliente ahorra dinero en pagos extra, ya que no se verá obligado a pedir más dinero del necesario y, por tanto, no tendrá que pagar los intereses de esta cantidad extra que no necesita. Asimismo y aunque lo habitual es que la cantidad económica se devuelva en 6 semanas también se puede ampliar o reducir el plazo en función de las necesidades de cada uno.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *