Anoche soñé que…

Parece extraño, pero los sueños que más queremos recordar, son los que más se olvidan. Los que nos dan miedo, esos se graban, pero los que son menos convencionales y donde sentimos que nos comunican mensajes, son los que más nos confunden y son a su vez, llamados del más allá que se pueden manifestar a través de nuestro subconsciente.

¿La confusión?, eso es que les tememos tanto que no sabemos darle la interpretación idónea. ¡Y cuando un sueño avisa, es señal de que hay que apurarse!

Hay una vieja expresión egipcia que en su traducción más cercana a nuestro idioma sería ad literae, lo siguiente “de los sueños profundos nacen las conexiones reales entre los astros y los seres humanos”, y bueno, ¿cuántas veces no hemos caído en sueños que vivimos al 100% y que terminan inspirándonos a hacer tal o cual cosa, que se transforma en un éxito?

 

Lo que se debe buscar es quien nos oriente, porque a veces interpretamos lo que queremos y no lo que debemos. Una opinión experta no permitirá abrir más los ojos así como el universo abre nuestra mente.

Autor entrada: Juan Perita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *